A PAN Y AGUA

A PAN Y AGUA

Me gustaría pedirte algo. Que a continuación pudieras contestar muy sinceramente sobre el sentimiento que te va a producir, la siguiente pregunta: ¿Qué emociones sientes si yo te digo que desde hoy solo vivirás de pan y agua? Medita unos segundos en esta idea.

¿Pensaste en pobreza no? a mi también me pasó.

Por años el concepto de «vivir de pan y agua» ha sido utilizado como un ejemplo para explicarnos la precariedad de algún asunto, poner como última ratio, el sobrevivir con estos dos elementos, pero ¿que pasaría si pensáramos más a fondo sobre estas dos opciones y estudiamos su concepto?.

El Agua:

El 97. 5% del agua en el planeta se encuentra en el mar. El restante 2.5% es agua dulce, que casi toda está congelada en los polos, representando de ese 100%, el 69.7% del agua dulce. El agua subterránea representa el 30% y en los ríos y en los lagos solamente encontramos el 0. 3%.  Eso equivale a decir que nosotros tenemos aproximadamente a nuestra disposición menos del 0.3% de opciones de utilizar esta agua, sin considerar los procesos de evaporación y condensación, y todos aquellas acciones que hacen posible que podamos abrir una llave de agua tranquilamente.

El Pan:

Consideremos que el trigo es un alimento que está en la tierra desde hace miles de años y que ese elemento siempre nos ha acompañado a todas las culturas del mundo y es la materia prima que más se utiliza para esta deliciosa creación.

El pan y como lo consideramos, donde la harina se mezcla con otros elementos y entra a un proceso de cocción se conoce desde el año 4.000 A.C. Se parecía poco al producto que hoy disfrutamos, ya que, aunque se elaboraba con trigo y agua, no conocían la forma de fermentar la preparación y menos el concepto de harina, sino que machacaban los granos de cereal, le agregaba agua y se cocía muy poco. Pero en cierta ocasión, los egipcios, lo prepararon y lo dejaron sin cocer para celebrar una fiesta. Al día siguiente encontraron la masa esponjosa y fermentada, por eso se cree que fueron ellos los primeros en utilizar la levadura.

En la vida nos pasa igual que el concepto de «A pan y agua». A veces creemos que en los momentos mas pobres y difíciles de nuestra vida no hay nada de valor, nada que disfrutar y por eso hay millones de seres humanos que hoy se sienten fracasados.

Todo lo traducimos a dinero y las enseñanzas morales y espirituales han quedado atrás y si algo no vale miles de dólares o está a la vanguardia no nos hace feliz, si a la primera no nos resulta algo nos sentimos como lo peor de lo peor, estar en familia es perder el tiempo, y reconocer nuestros errores no esta en nuestro vocabulario.

Quiero que se den cuenta que vivir «A pan y agua» no es un concepto de pobreza, ni menos desprecio, es una oportunidad que nos otorga la vida para que crezcamos como seres humanos y desde ese punto consideremos todo lo que nos llega y se mejora en nuestras vidas, como una gran oportunidad o bendición.

Ojalá que desde hoy cuando alguien te diga ¡estás loco! ¿acaso quieres vivir de pan y agua? tu recuerdes este artículo y no te entristezcas, sino que sonrías porque sabes lo valioso que es el pan y el agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *